Publicación de artículos sobre diferentes temas de interés para el desarrollo personal. Colaboraciones de alumnos, egresados, docentes, terapeutas y personal del CESIGUE.

Los berrinches de los niños y los padres

Dra. Guadalupe Amescua Villela

 

Directora del Centro de Estudios e Investigación Guestálticos, CESIGUE

 

¿QUÉ SON LOS BERRINCHES?

Es cierto que los niños vienen cada vez más adelantados y aprenden a hacer cosas a edades menores, incluso los berrinches y con ellos manejar a sus padres. 

Como psicoterapeutas infantiles, antes no llegaban a consulta padres con niños de dos años, con los cuales se dan por vencidos y  ya no saben ya qué hacer para controlarlos. 

Veamos qué se puede hacer.  Iremos platicando sobre este tema a lo largo de varios escritos o cápsulas, de manera que sean digeribles y den  tiempo para irlo pensando. 

Primero hay que saber qué es un berrinche para el niño: 

En el primer año de vida, cuando el niño necesita algo se lo tienen que proporcionar sus padres, cierto?.  Entonces el niño tiene que tener la capacidad de hacérselos saber y sus padres a la vez de darse por enterados y hacer algo al respecto. 

Cuando el pequeño tiene hambre, frío o cualquier incomodidad llora, si no se le atiende rápido grita a todo pulmón.   No hay manera de no darse por enterado. 

Así, el bebé va aprendiendo que si grita logra lo que quiere o necesita. 

Si pensamos en un niño de 2 o 3 años, cuando quiere algo, va a gritar, esperando lograr lo que  desea, como lo hacía antes.  Cuando los padres han ido complaciendo todas sus demandas, el niño sabe que de esta manera va a lograr todo.  Y si no lo hace de inmediato, lo único que necesita es hacerlo un poco más fuerte, llorar a todo pulmón, para que sus padres se den por enterados y satisfagan sus necesidades. 

Eso es un berrinche. Un comportamiento de bebé que ha funcionado y que por eso se sigue repitiendo una y otra vez, de ambos lados: de los padres y del niño.